Casi todos los teléfonos inteligentes de hoy en día sufren las mismas dos fallas, y es frustrante

A lo mejor para mucha gente pasa desapercibido el hecho de que hay una industria en específico (aparte de las compañías manufactureras de celulares inteligentes) que gana dinero con cada nuevo dispositivo que sale al mercado. No es para menos; hemos sido adoctrinados a que, si compras un teléfono nuevo, tienes que comprarle un cover protector inmediatamente para protegerlo. Entonces, ¿por qué compañías como Samsung, por ejemplo, construyen un teléfono tan precioso como el Galaxy S6 y el S6 Edge, con materiales de primera, carcasa de metal con acabados que se sienten bien al tocarlos, si tan pronto los compramos, los tenemos que meter dentro de un pedazo de plástico?

Falla #1: Durabilidad del dispositivo

Con lo mucho que se paga por los dispositivos inteligentes, para muchos, hace sentido que la inversión se proteja. AT&T, por ejemplo, tiene un seguro con un deducible de $200 que, a todas luces, es algo que todos queremos evitar; ya el usuario está pagando mucho dinero por un celular inteligente, mucho menos querrá pagar ese tipo de deducible para recibir de vuelta un teléfono «ligeramente usado», si es que el suyo no se puede reparar.

Supongamos que usted es uno de los ídolos de Apple, y cada vez que sale un dispositivo nuevo, usted hace las filas y simplemente lo tiene que tener.  ¿Qué hace con el dispositivo viejo? Es muy probable que lo venda a otra persona, y es muy probable que pueda sacarle más dinero a la unidad si la misma proporcionalmente con la condición en la que se encuentra. Esto es una buena razón para mantener su teléfono cubierto con una carcasa de plástico hediondo y sucio.

Aún así hay un grupo de personas que detestan los covers de plástico, y usan sus teléfonos sin protección. Si miramos sus dispositivos, notaremos que todos están rotos o rayados. Podría decirse que esto se debe a errores humanos que probablemente se puedan evitar, pero el dispositivo de hoy en día simplemente NO resiste las rigurosas demandas del usuario a diario. Compañías como Apple, quienes prometieron un cristal de safiro, y Corning (con su Gorilla Glass), quienes trabajan en un cristal nuevo a prueba de arañazos y golpes, aún siguen trabajando en mejorías con el cristal… pero, ¿qué hacer cuando el dispositivo se cae desde 3 pies de distancia hacia el suelo? o peor aún, que su teléfono de metal caiga y doble la carcasa… no hay hojalatero que trabaje con eso. Entonces me imagino que la gente llevará un cover de plástico para poder vivir con el golpe del celular.  De modo que vemos las dos mayores razones para proteger con plástico un teléfono hecho de metal con acabado pulido y brilloso: No pagar un deducible altísimo, y valor de reventa. Así, de este modo, habremos gastado efectivamente un montón de dinero y no nos hemos disfrutado del todo nuestro dispositivo inteligente.

Falla #2: Vida de la batería

La premisa del manufacturero es poder lograr que el dispositivo se mantenga funcionando por un día entero. De igual modo, la esperanza del usuario es la misma. La realidad del asunto difiere mucho de la expectativa del dueño del celular inteligente, pues todos sabemos que muchas veces ya nuestras unidades están agotadas a media tarde, pidiendo una carga mientras bajan su productividad para conservar energía. El uso contínuo de juegos o música también son detrimentales para la vida del celular. Si bien es cierto que se podría prolongar la vida del celular según el uso que se le de, también es cierto que no compramos el dispositivo para privarnos de su uso cuando querramos usarlo. Esto no quiere decir que nos pasemos todo el día viendo videos de alta calidad, que, aunque es posible, no es recomendable si quiere que su batería le dure.

Este problema de la batería sólo se agrava según los dispositivos se hacen más rápidos. El poder de procesamiento aumenta, la memoria aumenta, pero la batería se queda igual; tiene que cumplir con las demandas de los componentes que cada vez necesitan más batería pero que no la tienen. Mezclamos esto con que las baterías tienen un período relativamente corto de vida útil, y tenemos un verdadero problema con el que todos nosotros somos familiares.

Una simple búsqueda en Google nos muestra trucos para poder ahorrar batería y lograr que nuestro dispositivo nos dure hasta la noche… pero, ¿dónde está la diversión en eso? Claro está, usted siempre puede irse al extremo y comprar un cover que venga con una batería extendida. Si de veras es alguien que se toma demasiado en serio la protección de su celular inteligente, podría comprarse un protector «premium» a prueba de agua con una batería extendida, para guardar su celular «premium».

Deja un comentario